sábado, 31 de diciembre de 2011

Un poema de Joaquín Gálvez


Claro de luna para despedir el año

La luna cumple su misión de guitarra y de puñal.

He sangrado y he sonreído al borde de este precipicio:
                                                           los labios de la vida.
He vivido 365 días como un venado que, en medio de la caza,
lo ampara esa trampa que es la música.
He recorrido otro año...
Pero mañana volverá a buscarme una bala,
mientras Debussy me transforma en un destello de la gloria.

Por otro Claro de luna,
olvido que todos los días jugamos a la ruleta rusa.

3 comentarios:

ad guerra dijo...

Excelente texto hermano mío, te deseo lo mejor a ti y tu familia, sobre todo que te traiga mas letras, mas presentaciones. ¿Qué otra cosa pudiéramos pedir para ti?... ¿Dinero? el dinero no compra las palabras que quedan, compran las palabras que pasan, y tu definitivamente resides en las palabras.

Omar Casas dijo...

Poemas como este son culpables de que muchos quieran ser poetas.felicidades!

Joaquín Gálvez dijo...

Gracias, amigos, por sus comentarios. Les mando un abrazo de año nuevo. Lo mejor para ustedes y sus familiares.