jueves, 15 de septiembre de 2011

Un poema de Ricardo Pau-Llosa



OBJETO DE AMOR


Langosta no podía creerlo, floridana
y a pura antena: Cangrejo a la orilla del mar

como una moneda. Y esas tenazas, se decía
Langosta a sí misma, y ese carapacho.

Ya no me río más de la ballena
embelesada por los aviones que se pierden en nubes.

Ya le entiendo. Hay hombres en el mundo de arriba
que nos secuestran el alma, se decía Langosta.

A todas estas, Cangrejo nunca se enteró,
aunque Langosta cambió para siempre.

Dejó de ser arisca y precavida. Sorprendió al pulpo
agazapado con un diálogo cordial. Deslumbró

la estrella de mar con una ofrenda de amistad.
Qué suave la música de la anémone, se decía Langosta,

no hay rumbo para el veneno en su vaivén.
Y a la sombra burbujeante con cara de vidrio

que la cogió con una mano al final de un largo
y destellante brazo, empezó a hablarle de amor.

Es como una tenaza, se decía Langosta. Es una tenaza.
Más bella que la de Cangrejo. Y está conmigo.


Publicado en Review: Literature and Arts of the Americas (Americas Society, New York, NY), No.67, Otoño 2003.

Para más información sobre la vida y obra del poeta y crítico de arte Ricardo Pau-Llosa, acceda a su página web:

http://www.pau-llosa.com/

1 comentario:

Mery Larrinua dijo...

JOaquin, estuve el pasado sabado en la Tertulia ofrecida en Demetrio's-Cafe, me gusto muchisimo, y aunque fue en ingles, lo disfrute. Mi hijo estudia en el MDC y Ricardo Pau-Llosa es su profesor de Literatura,y me informo de esta velada, Muchas gracias y felicidades!!!!