lunes, 7 de junio de 2010

Entre la belleza y la inmundicia del viaje, dos poetas cubanos de la generación de los ochenta


TODA LA INMUNDICIA DEL VIAJE

Entre limbos y anotaciones
y espejos que me amenazan
dispongo de la misma sobredosis
con la que pude alcanzar la orilla.
El fantasma de un río
y el estertor de aves cruzando
y puentes que contienen
la lujuria de los que desertan
no abriran la lucidez de la caverna.
Por toda la inmundicia del viaje
el rumor pegajoso del agua
ahuyenta los argumentos
que carcomen la madera de los barcos.
Mis obsequios seguiran llegando
a las manos de los dioses
que me obligan a mirar
las aberraciones y las deudas
los posibles desahucios
ahora que no encuentro
los muros del regreso.

Poema de Alejandro Fonseca perteneciente a su poemario La náusea en el espejo(Bluebird editions, 2009).

EXILIOS

No olvides al padre Varela
después de vivir en Nueva York.
Pobre y descalzo, a veces
vendió unas cucharas de plata;
dobló su lomo sobre el quinqué
y sintió en su estómago un pedregal
junto al amor del cántaro y el trébol.

Sin embargo, tienes hechos,
rayos floridos, la envidia letrada
del escolar. Te hablan los almendros y su nota
al lado del pan. Un vaho dobla a Casilda
clavada por los lapitas con sus cueros y su palmar.
Desde allí rompe una nube la casa de Sardá
unos grilletas, galletas ,
viendo cada amanecer dentro del cuaderno maldito.

El mar nada tiene que hacer
en estos ámbitos de luz.
Saulo de Tarso aligera el trigo
con la enseña de Cástor y Pólux.

Poema de Rolando Jorge perteneciente a su antología personal Toda la belleza del viaje(Bluebird editions, 2007).

Foto: cortesía del blog Cuba Inglesa

1 comentario:

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Dos poemas muy completos. Diferentes estilos,me han gustado mucho.