sábado, 8 de mayo de 2010

Un poema de Joaquín Gálvez


Auguste Rodin, 'The Young Mother', 1885. Museum no. A.25-1924
Auguste Rodin, 'The Young Mother', 1885. Museum no. A.25-1924

 DIÁLOGO CON MI SOMBRA

                              A Dalia, mi madre.

Mi sombra y yo no conversamos cara a cara:
partí de aquel país
y se quedó velando mi otra vida.
Desde entonces el idioma es una pared
entre el ser y su sombra.
Soy interferencia errante…
Tomo partido en los designios de otro vientre.
(Madre, estoy extraviado,
y estos mapas me guían al extravío.)
Queda tanta nieve por palear en mis ojos,
y aún esta raíz se resiste;
no me abandona aunque la nombren “dios obsoleto”.

Pero no te desveles, mi sombra,
también me pertenecen esas muertes que por tu ruta
                                                           han estallado.
Joaquín Gálvez partió de Joaquín Gálvez
coronándose desertor de su propia historia
(soy amasijo que escribe su autobiografía de otro),
pues, realmente, ¿en dónde se halla mi ser
y en dónde su sombra?
¿Cuál de los dos no me engaña al elegirlo
                      Mi Historia?

Pero si hacia ti emprendo mi viaje,
no creas en esas fotos, en esas anécdotas,
que sólo definen mi equipaje apócrifo.
¡No habrá argucia con la que escape de mi Gálvez
                                                         inédito! 
Solamente permíteme leer tu diario
en esta isla de espera,
para que brote el otro hombre
(para que conozca al que hoy ha regresado);
ahora que tú, sombra, desde la otra orilla,
has comenzado a llamarme.

Poema perteneciente al poemario Alguien canta en la resaca (Término Editorial, Cincinnati, 2000)

10 comentarios:

Ernesto G. dijo...

Muy bueno. Gracias.

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Gracias Joaquin, es un texto sentido, muy confesionario, como son las madres con sus hijos, me recordó la mía. Para mañana tengo un texto también sobre mi madre. Este poema es muy armonioso, gracias.

Erótica dijo...

de mucho vuelo y con gran pegada

Anónimo dijo...

La gramatica en este poema es babilonica

Omar Casas dijo...

"Mi sombra y yo no conversamos cara a cara...
y se quedo velando mi otra vida."

Como me hubiera gustado haber escrito este verso Joaquin, te lo defiendo y no de la gente que temo,
si no de la ola que borra los versos escritos en la arena.

La Otra Esquina de las Palabras dijo...

Gracias, amigos(incluyo también al babilónico). Su participación es muy apreciada.

Los relatos de Maurice Sparks dijo...

Un nuevo relato:

http://losrelatosdemauricesparks.blogspot.com/2010/05/el-escritor.html

Gracias.

Anónimo dijo...

Un gran poema, Joaquin con gran lirismo y profundidad. Sin duda un bello homenaje a todas las madres especialmente a nuestras madres cubanas que tanto han sufrido.

Por cierto la imagen que escogiste de Rodin, muy hermosa y apropiada, como de costumbre.

AnoNIMO dijo...

Un blog se va haciendo poco a poco y gana adeptos poco a poco. Este sigue mejorando y te lo agradecemos.

M del Pilar Rizal dijo...

El poema es atmosférico. Gracias. La imagen de Rodin tambien muy a tono. Lo unico que no me ha gustado es el Chispas que siempre aprovecha para hacerse auto-propaganda. Ni contribuye al post ni contribuye a los comentarios. Lo suyo es la publicidad parasitaria gratuita. Yo voto porque lo censuren.
Gracias y feliz año a todas las madres y a las que lo quisieron ser y no pudieron, que nadie se acuerda de nosotras.